Qué es el gas R32? Se trata de un nuevo/viejo conocido entre los gases utilizados en aire acondicionado, digo esto porque hasta ahora no se utilizaba de forma “pura” pero el gas más utilizado (R410A) está compuesto al 50% de R32 y al 50% de R125, por lo que llevamos muchos años rodeados de él sin darnos cuenta.

Una de sus principales bazas es que el potencial de calentamiento global (GWP) del R32 es de 675 mientras que el del R410A es de 2090, esto es una gran mejora, pero hay que pensar que cuando se empezó a usar R410A no se hablaba de GWP y lo que importaba era el daño a la capa de ozono, cosa que no produce ninguno de los dos gases (R32 y R410A), pero si su predecesor el R22. ¿Aparecerá algún nuevo indicador cuando tengamos todas las máquinas de aire acondicionado cargadas con R32 para que adoptemos un nuevo gas?

R32 En cuanto a su uso, se diferencia del R410A en que su temperatura de descarga es mayor y en general se necesita un 30% menos de refrigerante a igualdad de potencia térmica. Además, desde el punto de vista del instalador, es necesario renovar parte de su herramienta para poder trabajar con este gas.

Por cierto, ¿sabías que tenemos una guía en pdf titulada “No solo splits” donde podrás leer cómodamente todo lo que necesitas saber sobre el aire acondicionado y bomba de calor sin tener que saltar de post en post y de web en web?.

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene el R32? El R32 no es una mezcla de otros gases como sucede con el R410A o el R407c, sino que es un gas puro, esto facilita mucho su reciclado y reutilización, además de que permite recargar un sistema que ha perdido parte del gas sin que se modifique su composición.

Pero no todo va a ser tan bonito, ahora viene la cara fea del tema, el R32 es un gas ligeramente inflamable que, a día de hoy, pertenece al grupo L2 de gases refrigerantes inflamables, por lo que actualmente sólo pueden montar empresas instaladoras de nivel 2 según el Reglamento de Seguridad de Instalaciones Frigoríficas (RSIF), esto quiere decir que la empresa tiene que tener un seguro de responsabilidad civil de 900.000€ y unos medios técnicos necesarios para este tipo de instalaciones.

Compártelo

Deja un comentario